12 January, 2011

Más monárquica que nunca




Siempre he sido muy partidaria de una realeza, de una tiara, de una banda de hombro a cintura con sus medallitas. Muy de "Hola", sí.
Pero este año me he decidido por fin a afiliarme con carnet y cuota mensual (simbólica) al Partido de Partidarios de los Reyes. ¡Viva Sus Majestades!
Un complot colectivo que une a gente de todos los colores y tamaños (residentes en España, eso sí, que a los guiris les tira más el Anciano Gordo).Que concentra una actividad frenética (y bastante mal humor rayando la patología) en una quincena, para rematar el dia 5 con cabalgatas, ojos asombrados, caramelos y falta de sueño por aquello de arrastrarse por los pasillos, susurrar consignas, estrujar papeles, maldecir la cinta adhesiva que siempre se retuerce sobre sí misma cuando más la necesitamos. Y en la mañana de El Día Mejor Más Mejor del Año, madrugón, batas zapatillas y ¡Oh!s y ¡Ah!s, y besos y grititos. Turrones mordisqueados, el patio lleno de agua y paja, los rastros que dejan tres señores y sus camellos, que resultan ser muy torpitos, porque no borran sus huellas con mucha dedicación. No me enfado, porque los entiendo, y SÉ que terminan agotados, pobres.


2 comments:

FJ said...

¿Y fuiste buena este año? ;-)

Lego y Pulgón said...

Se conoce que sí :)