08 March, 2008

El Juego de las Horas

Es el título del libro que acabo de leer. Pero también es a lo que me he dedicado hoy. A jugar con las horas, a no dejarlas pasar veloces y vacías, a obligarlas a que me buscaran en mi escondite, para así salir a buscarlas yo a ellas.

Sentada bajo el árbol, dejando que el sol me rozara la espalda y viendo cómo se deshojaban las flores del ciruelo y caían como si fuera nieve. Nieve blanca en un dia de azul y amarillo.

5 comments:

Biznaga said...

Hazte a un ladito y déjame sitio. ¡Que maravilla!..

Marona said...

¿Puedo sentarme con vosotras?
Besitos!!!

Guru said...

jo, qué ambientazo. ¡Me quedo!

El Náufrago said...

Qué envidiaaa...!!!:)

Lego y Pulgón said...

¡Adelante, adelante!