26 July, 2008

Hell's Kitchen



Hoy me siento como los Ángeles del Infierno, pero con delantal y sin barba. No sé qué me pasó. Leí una receta de canelones y, de pronto, me convertí en una Máquina de Cocinar. No importa el frío, el calor, no hay dolor, no hay sentimientos. Sólo La Misión.
Por cierto, Falsarius, no te vas a sentir orgulloso de mí. Hoy no.
Delantal, pañuelo en la cabeza, cuchillo en la mano. Unos instantes para saborear la intensidad del momento.
Salsa de Tomate
Dos zanahorias, una cebolla grandita y un par de dientes de ajo a la Thermomix, con un chorro de aceite de oliva; sofreir cinco minutos a temperatura 100, velocidad 2. Se añaden 500 gr de tomate (pesados ya sin piel, ni semillas, ni agua), sal, azúcar y un par de hojitas de albahaca. Se tritura todo unos segundos a velocidad 5. Veinte minutos temperatura 100, velocidad dos. Probar, rectificar lo que haga falta y darle un meneo a velocidad 8-9 para que quede más fina.

Relleno Canelones
Tomado del Hola. 150 gr de carne picada de ternera, una pechuga de pollo picada, y 100 gr de jamón cocido picado. Todo junto. Se sofríe una cebolla pequeña y, cuando esté, se añade la carne. Cuando tengan un colorcito bueno, se añade salsa de tomate y sal y pimienta y más albahaca, si está uno en plan espíritu libre. Al final lo volví a meter en la Thermomix para que quedara más fina la mezcla, más como una pasta.
Ahora viene el momento en el que voy a la despensa a buscar los canelones para rellenarlos. En mi despensa donde SIEMPRE hay repuestos de todo... encuentro couscous (que no he hecho nunca), cremor tártaro, vinagre de arroz, y cosas raras que no tienen nada que ver con mi misión de hoy. ¿¿¿¿Dónde están los canelones???? Tiro todo a mi alrededor, como si fuera agente del FBI en pleno registro. Sentada en el suelo, rodeada de cajas, latas, botes, bolsas, con una vaina de vainilla en el puño cerrado, juro al Universo entero que este contratiempo no me hará desistir.
Tendrá que ser pasta fresca.
Aún a riesgo de empezar a almorzar a las cinco de la tarde, me meto en faena.

Pasta fresca de Canela Molida (alias)
350 gr de harina, 5 ml sal, 2 huevos medianos, 1 clara, 1 cucharada de aceite de oliva, un poco de agua fría. Se amasa 4 minutos en la Thermo, a velocidad "Espiga". Se deja reposar en la nevera 10 minutos. Después se corta en cuatro trozos de igual peso, y se trabajan por separado, dejando los otros tres en la nevera. Se hacen tiras finas con la máquina de pasta (rodillos, la Imperia de toda la vida) y se cortan los cuadraditos. Llamada al SUC (Servicio de Urgencias Culinarias), al Cocinero de Guardia porque además de atrevida soy ignorante (letal combinación) y quería saber si había que hervir la pasta antes o no. "Sí". "Gracias".
Hiervo los cuadrados de pasta, los pongo estiraditos en un paño de cocina limpio, y los voy rellenando y colocando en un recipiente de horno ligeramente engrasado. Cuando están todos en fila, lo cubro con salsa de tomate, y vuelvo a montar la Thermomix, que a estas alturas me mira con ojos de franco reproche.

Bechamel para cobertura
750 gr de leche, 110 de harina, 50 de mantequilla, una cucharada de aceite, sal, pimienta y nuez moscada. 8 minutos, temperatura 90, velocidad 4. Antes de que se enfríe, se le echa por encima a los canelones, que ya estan absolutamente irresistibles. Pero aún queda el toque final: queso Provolone por encima, y a gratinar 20 minutos.

Cuando los metí en el horno, me quité el pañuelo, el delantal, dejé la vaina de vainilla que aún apretaba entre los dedos, y me senté en una silla. Creí oir música de fondo, como si fuera un himno (sin letra), y se me llenaron los ojos de lágrimas.

Hoy almorzamos a la hora de la merienda, pero ha valido la pena.

7 comments:

Guru said...

Es la quinta vez que miro las fotos. Estoy hipnotizada.

P. mira el plato y dice "mmmmmmmmm" que en alemán significa "prepáralos-tú-también-yastás-tardando".

Estamos en pie aplaudiéndote(yo tengo olitas en los ojos Candy-Candy). Pena de cámara web.

Bea said...

........misión cumplida, no??...pero vaya misión, maja.. te entiendo perfectamente, es que cuando se nos mete algo entre ceja y ceja,,,, no hay obstáculo que no se pueda saltar, jajajaj....como unos cinnamon rolls y galletas de chocolate que estoy haciendo esta mañana... ¿por qué leches lo tengo que hacer todo a la vez hoy??..deben de ser las hormonas ...malditas... Imagino de disfrutaríais de esa deliciosa merendola de pasta!!!Un beso. Bea

FALSARIUS CHEF said...

Efectivamente, no me siento orgullosos. Lo que me siento es lleno de malévola envidia. Qué pinta.

Náufrago en tierra firme said...

Jo, qué buena pinta...Qué envidia!!Yo hace mucho que no soy poseída por el espíritu de Arguiñano...y, de moemnto, hasta primeros de mes creo que nos vamos a quedar así, que con esto de la crisis estoy tirando de fondo de armario que es un gusto...Maestro Falsarius, de mi si que estarías orgulloso...:P

Biznaga said...

¡"Mañíiifico"!, que diría George Clooney... yo, hasta que no se vaya el terral juro que no me vuelvo a acercar a un horno, así que ya me estás alargando un platito. Y con la vainilla que hiciste, además de espachurrarla.

Lego y Pulgón said...
This comment has been removed by the author.
Lego y Pulgón said...

Guru, AMIGA, no necesito cámara web. Fundámonos en un abrazo los tres (bueno, los cuatro, el Pulgón se apuntó, como siempre), unamos nuestras manos y entonemos emocionados Auld Lang Syne...

Bea ¿qué tal salieron esas galletas?

Falsarius esta vez ni siquiera usé tomate triturado de lata para hacer la salsa. Una vergüenza.

Náufago ¿y lo limpia que se te queda la despensa? ¿Y lo despejadito que parece todo?

Biznaga ¿¿¿¿tienes al Clooney en casa???? Sabía que lo de las vainas de vainilla te iba a impactar. Lo que hice fue pasar la mano por la gaveta de las toallas, se quedaron con un olorcito muy bueno.