20 November, 2006

No al Puerto de Granadilla




"Por razones imperiosas de interés público", la Comisión Europea da luz verde a la construcción de un Puerto Industrial en Granadilla de Abona. Un puerto industrial que afectará directamente a cinco kilómetros de costa en buen estado de conservación, e indirectamente, a cuatro playas de uso tradicional y familiar. Destruirá el equilibrio que permite la presencia de praderas de sebadal imprescindibles para el sustento de varias especies animales en peligro de extinción.

WWF/ADENA, Greenpeace, ATAN, SEO/Birdlife, Ben-Magec (Ecologistas en Acción) y otras asociaciones ecologistas y conservacionistas de reconocido prestigio han hecho llegar sus informes a la Comisión Europea para su valoración, pero ha podido más la presión política.

Es cierto que, a favor del puerto de Granadilla, están ahora los tres partidos más poderosos, Coalición Canaria, PSOE y PP; y no es menos cierto que representan a la mayoría del pueblo de Tenerife, si hablamos estrictamente de votos. Pero ¿es que con mi voto extiendo un cheque en blanco para que, a lo largo de cuatro largos años, se tomen decisiones ampliamente contestadas (tres manifestaciones multitudinarias, en 2004, Noviembre de 2005 y Noviembre de 2006; más de 50.000 firmas en contra del proyecto; diversas acciones en la playa del Médano, etc.) sin que este rechazo haga ni siquiera pestañear a los políticos que yo misma he elegido?

Hace ya tiempo que mis ideales políticos se han ido transformando, haciéndose cada vez más débiles, como una tela de gasa, hasta desvanecerse por completo. Ahora sólo tengo una reivindicación : la conservación del planeta. Y si eso me queda muy grande, la conservación de la isla mágica en la que vivo. Y si eso es aún empresa imposible para una simple persona, con dos manos y dos pies, al menos la transformación de mi casa y mis acciones cotidianas en un espacio respetuoso y delicado con mi herencia. Creo que eso sí puedo conseguirlo.

Y aunque Europa haya dado luz verde al proyecto, aunque casi todo mis amigos me miren con condescendencia por ingenua, tengo que seguir participando, no me queda otro remedio, quiero dormir tranquila por las noches.

Me ha salido una introducción algo solemne y pesismista (no es para menos, de verdad), pero tengo que decir que me lo pasé divinamente en la manifestación del sábado. Fui sola; el Pulgón tenía que trabajar (¡Si su antepasado el mencey Bencomo levantara la cabeza!), y mis coleguillas de activismos varios tenían otros compromisos.

Nada más llegar me metí dentro de un grupo de bomberos, que están en huelga y llevaban todos sus camisetas identificativas; ya que voy sola, al menos estar bien protegida ante cualquier contingencia...

Cuando me cansé de tanto Cuerpo, me fui un poco más atrás, a donde estaba la MARCHA, con mayúsculas. Un grupo bastante numeroso de batucada.

Al final terminamos caminando con un ritmillo y ondeando banderas con una gracia que pá qué.

Queda el regusto amargo de no saber si gritar hasta quedarte ronco sirve para algo o no. Al menos, podré decir que he hecho lo que estaba en mi mano. Y el dia de las elecciones también gritaré hasta el límite de mi voz, pero por escrito, dentro de un sobre.

9 comments:

Anonymous said...

Estoy contigo, Lego. También yo asistí a la "mani", aunque además de apoyar el lema contra el puerto industrial defendí otra causa que es hermana de esa: el desarrollo sostenible en toda la isla y por lo tanto mi protesta contra el Plan General de Ordenación de Tegueste y su proyectada Autovía que destroza todas las fincas agrícolas a su paso y no se aprovechan las infraestructuras ya existentes, que es la carretera actual, sino que transcurre por la ladera derecha del valle en sentido a la costa y con un trazado en paralelo a la vía actual. En fin, que es más de lo mismo: este Gobierno prefiere comprar nuevo que arreglar lo viejo. En lugar de aprovechar el Puerto de Santa Cruz hacemos otro desde cero. !Menuda mentalidad derrochadora!
La participación no estuvo mal pero supongo que muchísima gente se desanimó al conocer la resolución de la UE. Lo evidente es que hay que protestar igualmente o casi que con más fuerza si vemos que nuestras reivindicaciones sólo han servido para que la UE introduzca unas "medidas Correctoras" que probablemente no se cumplan o no tengan el efecto anunciado.
En fin, seguiremos en la brecha...
Yaiza.

LE BLOG said...

Yo también te apoyo, Lego. Estoy de acuerdo contigo en la conservación del planeta, así que ¡ánimo!

Biznaga said...

¡Madre día el "progreso" nos ataca!..... No escarmentamos, mirad lo que ha quedado de costa en mi provincia... donde están las dunas de Marbella, que pasará con el espacio protegido de la desembocadura del rio Guadalhorce y millones de cosas mas...??Después los propios políticos ponen el grito en el cielo... ¡panda de hipócritas!.... Desde aquí también enarbolo mi bandera y me manifiesto en contra de la construcción de ese puerto...

Guru said...

No sé hasta qué punto será necesario un puerto en el lugar que dices pero vistas las cacicadas que se cometen ... yo, por si acaso, también ME OPONGO. Qué cruz, m´hija.

Elbereth said...

Vaya como lo siento Lego, a nosotros de momento parece que nos han salvado Perlora...

bartleby-ignatius said...

Ecologos Legoypulgón, ¿están seguros y pueden demostrar que el puerto de Granadilla es absolutamente nocivo, o protestan porque hay que hacerlo?

Lego y Pulgón said...

¿Es usted, por un casual, Ignatius J. Reilly? Porque si es así, permítame decirle que tiene usted razón: aquí falta mucha geometría y teología.
Si es usted, me comprenderá cuando le digo que estoy en contra de TODO, en general, y el "desarrollismo" (permítame la expresión poco ortodoxa) desenfrenado en particular. Sobre todo cuando afecta directamente a la piedra sobre la que estoy sentada.
Me alegra tanto haberlo conocido por fin.

Anonymous said...

Huy, huy, me olvidé del password y ya ni me acuerdo si soy Ignatius J. Reilly o qué. Creo que sí. Humpf, creo no haberle presentado a mi querido amigo Mr. Bartleby. De todas formas protesto enérgicamente porque alguien quiera quitarle la piedra en la que se sienta. Soy, somos, muy solidarios en cuestión de asientos-piedra.

Lego y Pulgón said...

¡Señor Bartleby! ¡No lo había visto! ¿Quiere sentarse en mi piedra antes de que la quiten de aquí?
Ah, preferiría no hacerlo... Pues bueno, usted sabrá.