24 November, 2006

Otoño en El Sitio


Lo que más me gusta de El Sitio es cómo cambia a lo largo del año. Los olores, la temperatura, los árboles, la luz. Cuatro estaciones perfectamente definidas.
Después de veintimuchos años viviendo en una ciudad donde los meses discurren como sin ganas, todos parecidos, sin poner emoción ni energía en su actuación de cada año, llegué aquí un verano, y me sorprendió el olor a helechos y a pinocha caliente. Se sucedieron las estaciones y me fui adaptando a ellas como pude, hasta que volvió el mes de Junio y se llenó todo de nuevo con el mismo olor. Me sorprendió tanto que estuve varios días como una loca olfateando a mi alrededor. Y capté nuevas repeticiones, esta vez de colores y luz; el verde del verano, la flor del ciruelo en primavera, el ocre de las castañas en otoño, y el gris lluvioso del invierno. ¡Ay, si nevara! Entonces sería la Observadora de Cambios de Estación más feliz de la tierra.

4 comments:

Biznaga said...

Todavía recuerdo un otoño y un invierno en Maine..¡que maravilla!...¡sin palabras!...

Lego y Pulgón said...

¡Maine! La tierra de Stephen King. En Maine se rodó una película en la que Macaulay Culkin hacía de niño malo malísimo y los paisajes eran alucinantes. ¡Maine! No me importaría ir...salvo por el tema de la langosta, que no podré decir qu no me gusta, al menos no hasta haber pasado la frontera del estado.

Biznaga said...

Maine es tal y como se ve en las películas, árboles inmensos que en otoño se visten de intensos colores naranjas, rojos, amarillos...ardillas correteando por la yarda de los jardines... rias que se adentran en los pueblos costeros con sus embarcaderos de madera, sus cocederos de langosta para que escojas la que mas te guste (je, je, lo siento...) sus ostras ya envasadas cruditas en su jugo.. y, de repente un día... ¡LA NIEVE! así, con mayúsculas... yo he visto los arbolitos de "cristal" con sus carambanitos y todo...
En serio, nunca lo olvidaré..!!!

Guru said...

Ay! las estaciones! Quién las pillara.

En breve emigro en busca del frío. Como siempre, contra corriente.